recuperando el blog

Hello world!

Voy a intentar recuperar el buen hábito de escribir en abierto, intentando dotar de un poco de contenido actualizado a este blog que tanto me gustaba hace muchísimos años ya.

Y empiezo con lo que podría ser una nueva sección “how to… for dummies” 😉

Recupero un post que hice hace un par de meses para el blog del Máster en Consultoría, Investigación e Innovación Social de la Universidad de Deusto, en el que tengo la suerte de dar una asignatura. A continuación, ¿cómo provocar un entorno creativo para la innovación social?

Enjoy!

“Un poquito de caos, por favor”

“sin emoción no hay curiosidad, no hay atención, no hay aprendizaje, no hay memoria”[i]

Un café de cinco minutos y ya me habían ganado. Así es como comenzó la aventura en este Máster de la Universidad de Deusto. Así me lancé a la piscina a hablar de emprendimiento en un máster de Innovación Social. Una tarea que parece sencilla viendo que mi día a día transcurre en una incubadora de empresas y, ojo, en el ámbito de las empresas sociales.

Pues nada más lejos de la realidad, siendo uno de los últimos módulos y partiendo de que el emprendimiento no puede enseñarse desde la teoría[ii], el gran reto estaba por venir.

Y es que, ¿cómo promover un comportamiento emprendedor entre personas innovadoras sociales… en seis días? Se trata de dotar de herramientas, y no hablamos de conocimiento o competencias de libro, sino de aquéllas que pueden facilitar que el día de mañana, cuando estas personas decidan cómo utilizar los conocimientos adquiridos en el máster lo hagan con una actitud emprendedora.

Existen varios puntos clave[iii] para acercarnos más cómo se desarrolla una mentalidad emprendedora, aunque el principal es saber distinguir entre saber y ser.

SABER EMPRENDER: En el primero, hablamos de conocimientos técnicos para el desarrollo de proyectos que puedan derivar en modelos de negocio viables. Limitando este apartado al máximo saber completar un cuadro de tesorería y entender los flujos de caja, podemos generar productos con un mínimo de valor añadido en cualquier ámbito. Desarrollar conocimiento para el ejercicio del emprendimiento es relativamente sencillo.

SER UNA PERSONA EMPRENDEDORA en el ámbito de la innovación social. El segundo, se remite al tipo de producto o servicio que somos capaces de ofrecer a la sociedad de una manera sostenible. El SER, es sentirse capaz de emprender y, además, desear hacerlo, en nuestro caso, buscando un impacto social. Es la esencia que mide cuánto vamos a transformar la sociedad con nuestro comportamiento emprendedor. Es el antecedente y catalizador de nuestra intención emprendedora[iv]; el paso previo y sin distorsiones externas (contexto, cultura… etc) del COMPORTAMIENTO EMPRENDEDOR.

En el ámbito de la innovación social, y estaréis de acuerdo conmigo, la patata caliente es el segundo punto. Muchas os preguntaréis por qué me remito al ámbito de la innovación social. La realidad es que en todo tipo de emprendimientos es importante, pero coincidiréis conmigo en que el espectro de emocionalidad de las personas que trabajamos en el ámbito social (social entendido como humano) es bastante más extenso que aquéllas que u omiten esta área, o lo viven como un elemento secundario de su emprendimiento.

Por lo tanto, trabajar el SER, o la percepción de deseo y capacidad de los y las emprendedores/as sociales para afrontar los vaivenes emocionales a lo largo de sus procesos es, de largo, más imprescindible que trabajar el SABER.

Así pues, me decidí a que mis chicos y chicas viviesen un viaje experiencial en menos de un mes, con el objetivo oculto de transformar su “SER”. Me gusta el concepto de “shaker” cuando utilizo este tipo de sesiones, mucho más que alguno relacionado con formadora, mentora… etc porque generalmente sólo agito mentes, y acabo aprendiendo yo más de ellas que ellas de mí.

Intentamos que lo de menos fuese el apartado técnico y la calidad de las ideas propuestas, aunque he de decir que surgieron innovaciones sociales factibles y viables en un tiempo record, y seguimos las siguientes instrucciones, que pueden aplicarse a otros contextos de creación exprés. En este punto quiero recalcar que no es necesario remover Roma con Santiago para provocar entornos que faciliten el proceso creativo… ¡que no os vendan humo! Simplemente seguir algunos pasos. Estos son los míos, pero pueden variar. A ver qué os parecen:

  1. Un poquito de caos está bien; muy bien. Aunque hay que saber reconocer los bloqueos, y utilizar el sentido común para desbloquearlos. Existen muchas investigaciones que relacionan el estrés con la percepción de la auto-estima de una manera negativa. Si provocas estrés, prepara herramientas para reforzar lo segundo en algunos casos. El reto es saber salir de la zona de confort, pero redireccionar a las personas de nuevo a su zona de seguridad. Hay miles de técnicas para ello.
  2. Limita la transmisión de conocimiento raso a una idea por día o sesión. Buscarán lo que falte. Eso sí, aquí el trabajo es del shaker al ahora de definir el tipo de conocimiento en que se va a profundizar. No caigas en las temáticas típicas de los cursos de emprendimiento… ¡¡¡estás rodeada de innovadoxs sociales!!! Te derribarán tus castillos mil y una veces.
  3. Dales un espacio “discreto” para expresarse libremente; una bitácora de viaje para que suelten las frustraciones propias de un proceso emprendedor exprés.
  4. Crea y utiliza espacios diferentes para cada momento y alterna sesiones de pensamiento lateral con sesiones de pensamiento “vertical” para que descanse el cerebro.
  5. Haz reir al grupo. Es milagroso.
  6. No destruyas ninguna idea; lávala, dale una mano de pintura y reutiliza una idea que ya exista. Como en los ejercicios de improvisación en teatro, está prohibido decir no.

No existe la varita mágica, pero si se puede lograr que. se desarrollen ideas que siempre te van a sorprender. Y la sorpresa es la mejor métrica del éxito en este caso.

Existen muchos puntos más, en este Iceberg que es la formación en comportamiento emprendedor, pero en mi poca experiencia, la DIVERSIÓN, es el pilar fundamental para que funcione. Divirtámonos, pues.

¡Hasta la próxima!

 

…………………………………….

[i]
[i] http://autoconocimientointegral.com/2015/07/04/la-neurociencia-demuestra-que-el-elemento-esencial-en-el-aprendizaje-es-la-emocion/

[ii]

[ii] Xie y Wuang, 2014.

[iii]

[iii] Iglesias, 2013.

[iv]

[iv] Florin et al., 2005

Anuncios

2 thoughts on “recuperando el blog

  1. Estimada Anaïs Iglesias:

    Quería contactar con ud. y esta es la única manera que he encontrado. Me gustaría presentarle un proyecto en el que estamos trabajando (www.fast-brains.tk) y que tiene parecidos con su presentación de Stoked en el evento de Fomento SS sobre emprendizaje.

    Me quedo a la espera de su respuesta.
    ¡Un saludo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s